Buscar

Relatos En Mochila

"Uno cree que va a hacer un viaje, pero enseguida es el viaje el que te hace a tí". N. Bouvier.

DIAS GRISES

Hay [#DíasGrises] en los viajes. En los que no sale el sol, hace frío y llueve. Pero vos ya estás en ruta y sabés que vas a seguir tu camino. Porque sentís que si no lo hacés te vas a perder de la sensación única de la lluvia en la cara, o del placer de descubrir un camino que nunca antes habías transitado.
Hay días en los viajes donde nada, absolutamente nada, sale como lo habías planificado. La primera sensación es de bronca e impotencia, claro. Ahí te quedás vos, solo con tu mochila y las ganas inmensas de ponerle el pecho a las balas y salir a comerte el mundo. Y a medida que transcurren las horas te das cuenta que eso que no salió como lo esperabas también está bueno. Porque esa mañana se cerró una puerta pero se abrieron mil ventanas. Mil oportunidades. Mil caminos nuevos por descubrir. Entonces aprovechás esa cuota de incertidumbre que te da el viaje. Te animás a experimentar la sensación de no saber para dónde encarar. Te animás a perderte en lugares que no conocés. Porque cada vez que lo hacés, tenés una historia nueva para vivir. Y te das cuenta que no todo es tan tremendo como parecía ser esa mañana de miércoles, cuando lo que habías ideado se fue al tacho en un abrir y cerrar de ojos. Cuando pensaste que allí se desvanecía tu sueño. Hasta que miraste para el costado y tenías a la Ilusionista ahí, esperándote para juntos enfrentarse a una nueva aventura. Porque, al fin y al cabo, al día siguiente seguro saldría el sol.
#TravelBlogger #ViajarEsVivir #SiempreSaleElSol

TODO PASA

Aprovechá el viaje porque todo pasa. Aceptalo porque todo pasa. Amalo porque todo pasa. Sentilo y vivilo porque todo pasa. Hacete uno con el presente. Animate a sentir y a brillar acá y ahora. Ni antes ni después. Ahora. Ilusionate con lo que pueda venir, pero no pienses de más. Viví el momento, aprendé de él. Y si no te encontrás, buscate en tu corazón. Metete para adentro el tiempo que consideres necesario y después resurgí. Renacé. Vas a desplegar las alas mucho más fuerte y más alto de lo que te imaginabas hasta ayer. Hasta hoy. Sacá para afuera todo eso que tenés para dar. Porque es mucho. Es que ni vos te imaginás todo eso que se esconde adentro tuyo. ¿Cómo lo hacés, me preguntás? Sin pensarlo tanto. Dejándolo salir. Permitiéndote sentir y ser vos mismo. Sin que te importen los prejuicios, sin que te afecte el qué dirán. Sin que te gane el miedo, aceptándolo como lo que es. Porque cuando lo aceptás, solo se desvanece y, al poco tiempo, ese miedo se transforma en desafío. Y ahí si. Agarrate porque no te para nadie. Exprimí el viaje al máximo. Apasionate. Disfrutalo. Sacale el jugo. Equivocate. Llorá. Aprendé y volvé a equivocarte. Porque esa es la forma de volar. Porque esa es la libertad de Ser. Porque vas a entender, a la larga y con el tiempo, que ahí se encuentra el verdadero y eterno Amor. ¿Todo Pasa?

TRANSFORMAR

Transformar el dolor en pasión. Transformar el miedo en corazón. Transformar el ´no puedo´ en oportunidad. Transformar el ´no sé´ por el Soy Yo. Eso es la alquimia. Ni más ni menos. Redescubrirse desde lo más esencial de la vida hasta lo más complejo. Es amar hasta morir. Y cuando veas todo negro, refugiate en el oído de un amigo o en el abrazo de tus viejos. En la música, en la escritura, en la pintura: en el Arte. Porque ahí es donde brilla la luz que de a poco vuelve a crecer. A vivir. A encandilar. Y cuando menos los pienses vas a ser vos de nuevo. Vas a recordar, vas a descubrir, vas a soñar. Viajá. Viajá mucho, porque te vas a ver obligado a enfrentarte a tus peores miedos y, una vez ahí, tu alma va a resurgir  y ya nada la detendrá. El tiempo es tiempo, nada más. Controlá tu cabeza, ahí tenés la llave para pasar al siguiente nivel. Y dejá hablar a tu corazón. Porque ese, sin dudas, no se equivoca. Porque se anima. Porque no tiene miedo. Porque no se arrepiente. Porque siempre, siempre, tira para adelante. Amá y no te olvides de amar, una y otra vez. A lo que hacés, al que tenés al lado, a tus proyectos, a tus pasiones. A vos mismo. Porque al final del camino ya no habrá tiempo de arrepentimientos. Y no sé vos, pero yo quiero llegar ahí con todos los Sueños cumplidos.

#TravelBlogger #ElViajeEterno #Ser #Libertad #SueñosEnAcción

¡CONOCIENDO EL NORTE DE TAILANDIA!

Viajamos a la ciudad más importante del norte de Tailandia. Arribamos a Chiang Mai. Un lugar que ha crecido mucho con el correr del tiempo, pero su casco histórico está intacto, demarcado por un foso y un muro que se construyeron para defenderlo de los ataques birmanos. Dentro de sus murallas se encuentran los templos budistas más importantes y, si bien hay más de 300, rápidamente se vislumbra el Wat Phra Singh, el más famoso de la ciudad.

Chiang Mai es conocida como la Rosa del Norte, tanto por la belleza de los paisajes que la rodean como por su riqueza histórico-cultural. Es un destino que no te podés perder si viajás a Tailandia, del cual te llevarás unas postales eternas que perdurarán para siempre en tus retinas. ¡Animate a descubrirla!

Sus mercados y la oferta gastronómica que ofrecen sus calles son inigualables. Caminarla te transporta a su rica historia y a su colorida cultura. Además, es un punto estratégico para trasladarse desde allí a los principales atractivos del norte de Tailandia.

La primera de las opciones que se presentan es visitar el Parque Nacional Doi Inthanon. Se encuentra a unos 100 kilómetros de la ciudad pero se puede hacer en moto o contratar una excursión, que no debería costar más de 300 Baths. Además de respirar aire puro, vas a contemplar la montaña mas alta del país, bañarte en sus cascadas y disfrutar de los templos perdidos en medio de la naturaleza.

Doi Inthanon.jpg
Atardecer en el Parque Nacional.

Otra opción, algo más cercana, donde también disfrutás a pleno de la naturaleza, es subir al Doi Suthep, la montaña sagrada  que se encuentra muy cerquita del centro. Si el clima está bueno, vas a tener unas vistas excepcionales. Podrás subir en transporte público, en moto o, si te animás a pedalear en subida, podés hacerlo en bicicleta.

Por otro lado, las dos excursiones que recomendamos no perderte es visitar las ciudades de Pai y de Chiang Rai. En la primera podrás descansar, relajarte y disfrutar de un pueblo al que parece no importarle el tiempo. Un lugar para los amantes de la tranquilidad y la meditación (no en vano es conocido como el rincón hippie de Tailandia). Lo ideal es pasar al menos una noche allí y descubrir su encanto a cualquier hora del día. En este link te dejamos todo lo que tenés que saber sobre Pai.

15079049_1809656425984243_7753519190489657515_n.jpg
Escalera al Budha en Pai.

En cuanto a Chiang Rai, te recomendamos que vayas y vuelvas en el día, ya que para nosotros el único atractivo que presenta es el famoso Templo Blanco (imposible perdérselo estando tan cerca). Aquí te presentamos la información acerca de este misterioso templo.

temploblanco3.jpg
Templo Blanco. Chiang Rai.

Por último y no menos importante, es conocido el negocio que existe en Tailandia detrás de la explotación animal. Los adiestran, los maltratan y les dan sedantes para utilizarlos como espectáculo para el turismo. Nosotros repudiamos esa actitud y recomendamos, para el que esté interesado, realizar una visita al Happy Elephant Home. Este es uno de los pocos lugares donde los elefantes disfrutan del ambiente natural, y a su vez actúa como centro de conservación y recuperación. Allí podemos estar en contacto con ellos, darles de comer y verlos felices. Es el granito de arena que nosotros, como viajeros, podemos aportar para que poco a poco vayan desapareciendo estos espectáculos tristes, donde los únicos perjudicados son los animales. Aquí está el link del sitio Web donde se detallan las actividades de preservación de los elefantes: http://www.happyelephanthome.com/

¡FELIZ DÍA PARA TODAS LAS MUJERES!

Son alegres, curiosas, luchadoras, apasionadas, dedicadas y soñadoras. Son amantes de la verdad y buscadoras de justicia. Son mamás, hijas, hermanas, amigas y esposas.
Son #Viajeras eternas de este hermoso camino llamado #Vida… ¡FELIZ DIA PARA TODAS!

#DiaDeLaMujer #8DeMarzo #FelizDía #Igualdad

 

ESTUVIMOS EN LA PRIMERA DNX DE ARGENTINA!

Estamos felices de haber sido parte de #DNX – La Conferencia más grande de Latinoamérica de #NómadesDigitales, realizada en Buenos Aires!
Fue un día de encuentro con grandes profesionales y amigos que solo conocíamos a través de la Web. Nos miramos a los ojos, nos abrazamos e intercambiamos hermosas experiencias! Es el comienzo de algo grande que crece día tras día y nosotros estamos felices de haber participado!

 20170301_173114

20170301_182846

20170301_145511

VOLVER AL LUGAR DONDE FUISTE FELIZ…

Llegás a #ElChaltén y te reencontrás. Te reencontrás con todo eso que dejaste la última vez que las rutas marcaron este destino. Te reencontrás con la montaña, con los ríos, con la jarilla, con el viento y las apachetas. Te conectás. El marco hace que te vuelvas parte del lugar a las pocas horas de llegar. Porque no es mas que volver a ser uno con la naturaleza. Te despertás y te das cuenta que todo este paisaje no es mas que un puente entre vos persona y vos espíritu. Lográs, sin darte cuenta, enfocarte en eso que viniste a buscar y redescubrir que el el alma viajera se renueva con cada paso que das en esta inmensa estepa patagónica.
#Travelbloggers #AmamosViajar #UnidosPorLosRelatos #ViajáConNosotros #SueñosEnAcción

NOS SEPARAMOS… Pero ojo, por poco tiempo nada más!!

Y sí. Si bien lo que más amamos es hacer viajes juntos, también sabemos que cada tanto está bueno que cada uno elija su destino, y nos pusimos como condición volver a un sitio ya visitado. En este caso, nuestras brújulas apuntaron en direcciones opuestas:
Mau se va al Sur, a rodearse de las montañas y la naturaleza única que sólo El Chaltén puede regalar. Un lugar que despierta la paz interior y renueva las energías de todo viajero.
Lu se va al norte, a disfrutar del magnífico carnaval en la Quebrada de Humahuaca en Jujuy, sumergida en un gran marco festivo y tradicionalista, junto a los amigos de ruta América en Bus.
Así que estos días estaremos posteando desde distintas latitudes. Estaremos a más de 3.000 kilómetros de distancia uno del otro, pero nos uniremos con cada relato, cada historia y cada momento.

#Travelbloggers #Destinos #NorteYSur#AmamosViajar #SueñosEnAcción #Disfrutar

UN DÍA EN VIETNAM

Ya llevamos casi dos meses de viaje por el sudeste asiático, descubriendo historias, culturas, personas y sabores. Sin embargo, desde el momento en que pisamos tierra vietnamita, sentimos que todo nos conducía a un pueblo de tribus aborígenes sobre la montaña: Sapa, al norte de Vietnam. Allí vamos.

Al llegar, conocemos a Soah (“Su”, se pronuncia): pelo negro azabache hasta la cintura, estatura baja, ojos achinados y una sonrisa dibujada en su rostro a toda hora. Su atuendo está decorado por ella misma: chaleco con mostacillas y pantalones negros con flecos de colores. Un morral colorido le cruza su pecho y, en sus pies, lleva las zapatillas de tela que le regalaron por su cumpleaños.

Tiene 20 años y habla inglés perfecto. Su tono de voz cautiva a quien la escucha. Está casada desde los 17 y tiene un nene de un año que, cuando no hace mucho calor, se lo cuelga en la espalda para hacer el mismo recorrido que estamos experimentando junto a ella. Está casada con Pong, quien también es guía de turismo local.

Son doce kilómetros de caminata entre gigantes montañas que vigilan nuestro paso. Por su relato, nos enteramos que Soah pertenece a la tribu Hmong, cuyos integrantes cruzamos a lo largo del trayecto. Ellos utilizan este mismo sendero para trasladarse a pueblos cercanos.

vietnam-foto.jpg

Soah, mientras avanza, nos describe el ritual de casamiento que se realiza en su cultura. Para la ceremonia, las mujeres no se visten de blanco, ni los hombres de traje, sino que utilizan la misma vestimenta diaria, solo que sin estrenar. La fiesta suele celebrarse en la casa de la familia de la mujer, mientras que la del hombre es la que debe encargarse de todos los gastos de la boda.  Parece extraño escucharlo, pero la propuesta de matrimonio se lleva a cabo mediante un intercambio de sonidos: en su caso, los padres de Pong hicieron sonar un cuerno acústico y recibieron una respuesta con el mismo instrumento por parte de la familia de Soah. Y se concretó el acuerdo.

—Soy muy feliz con la vida que llevo. Mi marido es un gran compañero y sus padres me tratan bien- nos cuenta Soah mientras se desliza con destreza por el sendero estrecho, rodeado de rocas y pastizales, y nosotros intentamos seguir su paso audaz.

La joven hace ese mismo recorrido a diario, no solo para traer turistas, sino también para ir a buscar provisiones a la ciudad, cargarlas en la espalda y así llevarlas a su tribu de no más de mil habitantes, que viven, principalmente, de la agricultura y de la cría de cerdos y gallinas.

Avanzamos y divisamos los primeros cultivos de arroz sembrados sobre la montaña con la estructura de terrazas, que se asemejan a las que habíamos visto tiempo atrás en otro viaje, más cerca de casa, en Perú.

Debatimos con Soah la posibilidad de que dos culturas que nunca en la historia se cruzaron (la incaica y la indochina) tuviesen el mismo método de cultivo y la misma forma de aprovechar la naturaleza en su beneficio. Con una mirada cómplice, la joven sonríe y dice:

-Será que se parecían más de lo que nosotros conocemos hasta hoy.

Luego de almorzar omelette de huevo acompañado por el clásico arroz blanco oriental con una mezcla de vegetales, seguimos camino hasta llegar al homestay, la casa de una familia de la comunidad y nuestro hogar por ese día. Soah saca de su bolso una botella con licor de arroz, un brebaje que utilizan los chamanes de su pueblo para los encuentros. Estos sabios obran como curadores de su comunidad ante cualquier dolencia o consulta espiritual. Para ello, acuden a la sabiduría de las plantas sagradas. Otra vez, las coincidencias con la cultura incaica. Y, de nuevo, las risas cómplices con Soah. Ella sabe que, después de todo, somos hermanos separados solo por la distancia y que su cultura ancestral tiene los mismos matices que la nuestra, del otro lado del mundo.

La neblina que cubre los picos de las montañas se disipa rápidamente con el tenaz rayo del sol que se hace sentir en nuestras espaldas. Llegamos al parador de una ruta que se esconde entre las plantaciones de arroz. Es momento de despedir a Soah y de perderla, nuevamente, entre las montañas . Desde allí, una combi nos lleva de vuelta a la ciudad  para continuar con el viaje.

Febrero 2017

*Crónica publicada en el sitio web www.escrituracronica.com

Blog de WordPress.com.

Subir ↑